“Todo padre verdadero ha de adoptar a su hijo” (F. Dolto)


Apoyo Postadoptivo en Madrid

Las familias adoptivas sabemos que la adopción no supone ningún problema por sí misma, el problema radica en el abandono previo y en las experiencias de desprotección que puede haber sufrido nuestro hijo. La familia adoptiva se enfrenta a los problemas comunes de toda crianza, pero también habrá que enfrentarse a tareas propias de un modelo familiar del que generalmente no tiene ningún ejemplo cercano.

En ocasiones la familia adoptiva se encuentra con dificultades para manejar actitudes de sus hijos como la baja tolerancia a la frustración, la represión de sus sentimientos, la necesidad de la satisfacción inmediata, las dificultades de concentración o atención, los miedos a lo desconocido o al abandono, el rechazo hacia el contacto físico o afectivo,  la dificultad para interiorizar las normas, etc.

Es necesario y aconsejable un apoyo profesional especializado para dar respuesta a las necesidades particulares de la familia ofreciéndoles un asesoramiento personalizado a cada caso porque no existen recetas estándar ya que cada familia es única.

El niño integrado en su familia adoptiva, vinculado a sus padres, recobra un espacio que le permite establecer nuevos vínculos sanos y el mejor remedio a las lesiones psicológicas previas a su adopción.


A VECES LA ADOPCIÓN SUPONE UN PROCESO DIFÍCIL DE ADAPTACIÓN Y APARECEN FRASES DEL TIPO:

“No acaba de adaptarse al colegio, todos los días tenemos alguna nota del profesor por su conducta en clase”
“En casa no respeta las normas, aunque le tengamos todos los días castigado”
“No sabemos qué hacer cuando le dan los ataques de rabia”
“No para de moverse, es muy inquieto, seguro que es hiperactivo”
“Es muy impulsivo y acaba enfrentándose con todos”
“Tengo miedo que se aleje cuando encuentre a su familia biológica”
“Me preocupa que no muestra ningún interés por conocer su historia”

EL APOYO DEL PSICÓLOGO CONTRIBUYE A:

Manejar la incertidumbre y ansiedad durante la espera: evolución de la motivación y expectativas, preparación para la llegada del menor, etc.

Facilitar el proceso de adaptación del menor a su nueva familia y construir el vínculo parental.

Enfrentarse a los retos que surgen en la escuela: manejo de la relación con sus iguales, problemas de conducta, de integración o de aprendizaje, falta de atención, impulsividad, etc.

Orientar ante la crisis específica de la adolescencia: conflictos de identidad, manejo de emociones, búsqueda de objetivos personales, etc.

Apoyo y orientación en la búsqueda de los orígenes: manejo de los miedos de los padres y del adolescente, sentimientos de culpa, acompañamiento en el proceso, etc.

Psicólogos en Madrid - Centro de Psicología.

Contacta con nuestro equipo de psicólogos y te ayudaremos.